Card image cap
Armstrong-Adimod
Bienestar

Mayo, 2021

Entendiendo el CAMBIO

Por Alin Rocha

Todo lo que existe en el mundo físico es transitorio, está cambiando a cada momento. Desde luego, algunos cambios son tan obvios como para quienes reconocen el oleaje del mar. Pero hay otros que se manifiestan de formas más sutiles, como el movimiento de las moléculas, átomos y partículas subatómicas que conforman nuestro cuerpo. Lo cierto es que, nos demos cuenta o no, todos los fenómenos de la existencia son impermanentes dada la naturaleza cambiante de la vida.



¿Somos capaces de aceptar el cambio?


Nuestro mundo consciente también se encuentra en constante cambio: a veces nos sentimos muy animados y otras tantas nos ponemos tristes o enojados. Constantemente, nuestra mente es estimulada por recuerdos de experiencias del pasado, o bien, por proyecciones de lo que vislumbramos para el futuro. Tan solo unos pequeños instantes bastan para darnos cuenta cuán rápido fluyen nuestros pensamientos, sentimientos y percepciones, a menudo saltando incesantemente de una idea a otra y en cualquier dirección.

Puede ser que, desde nuestra intelectualidad, sí podamos entender la realidad, como el hecho de que estamos de paso por esta vida y que todo lo que nos rodea algún día se va a acabar. Pero la aceptación última del cambio es más difícil de asimilar desde nuestra conducta y experiencia cotidiana. De forma instintiva nos aferramos a las personas con quienes sentimos compatibilidad, a los lugares donde disfrutamos estar y a las ideas que consideramos verdaderas e incuestionables. No queremos que las personas buenas o los objetos bellos cambien, como tampoco creemos ser capaces de superar los estados depresivos cuando nos sentimos insatisfechos. Esto es porque tendemos a solidificar los hechos y a pensar que todo es estático.


Bienestar


El cerebro también cambia


El cerebro es el órgano que gestiona los procesos asociados con las emociones y es capaz de decodificar nuestras experiencias y organizar las respuestas adaptativas con las que nos enfrentarnos a nuestro entorno.1 Es posible producir cambios conductuales, desde el punto de vista funcional y estructural, gracias a esa plasticidad cerebral, la cual viene a ser uno de los procesos más importantes dentro de las funciones de este importante órgano.2 El poder de la neuroplasticidad incide no solo en las facultades intelectuales de la mente humana, sino también en su expansión y desaparición. Esta síntesis puede considerarse un sistema de tercer orden que integra las características de las neuronas que se proyectan globalmente (sistema de primer orden) con las acciones más precisas de las conexiones punto a punto, características del sistema de segundo orden (Figura 1).3


Bienestar


Podemos familiarizarnos con la naturaleza transitoria de las cosas reconociendo que están cambiando constantemente y aprendiendo poco a poco a esperar y aceptar la transitoriedad como algo natural en la vida. Finalmente nosotros también estamos cambiando y tenemos la capacidad de desarrollar y trasformar nuestras mentes y nuestra vida.



Referencias

  1. McEwen BS, Gianaros PJ. Stress- and allostasis-induced brain plasticity. Annu Rev Med 2011;62:431-45.
  2. Humeau Y, Choquet D. The next generation of approaches to investigate the link between synaptic plasticity and learning. Nat Neurosci 2019;22(10):1536-43.
  3. Azmitia EC. Cajal and brain plasticity: insights relevant to emerging concepts of mind. Brain Res Rev 2007;55(2):395-405.

____________________________

Medicus 2021;02(11)