Card image cap
Armstrong-Adimod
Especial A
Enero, 2021.

Fármacos contra VIH ¿podrían prevenir y tratar la diabetes?

Los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (NRTI) se han empleado durante mucho tiempo para el tratamiento de la infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y de la hepatitis B. Recientemente, se ha encontrado evidencia que sugiere que estos fármacos podrían prevenir la diabetes en una proporción significativa, de acuerdo con un artículo publicado en la revista Nature Communications, a cargo del Dr. Jayakrishna Ambati y su equipo de trabajo de la University of Virginia School of Medicine, en Charlottesville, Estados Unidos.

Los HALLAZGOS INDICAN la posibilidad de
que los inhibidores nucleosídicos de la
transcriptasa inversa puedan
reorientarse a la PREVENCIÓN
DE LA DIABETES

Para entender el mecanismo por el cual los NRTI pueden reducir el riesgo de diabetes, es preciso apuntar que la señalización inmune innata —a través del inflamasoma NLRP3, un complejo proteico del citoplasma celular— es activada por múltiples factores estresantes relacionados con la diabetes. Los NRTI, medicamentos aprobados para el tratamiento de ciertas infecciones virales, también bloquean la activación del inflamasoma.

La inflamación crónica es una faceta fundamental de la diabetes tipo 2. En este contexto, el inflamasoma NLRP3 participa como un impulsor clave de esta enfermedad crónica, de manera que la activación de este complejo proteico ocurre en respuesta a múltiples patrones moleculares asociados al peligro, que incluyen varias moléculas involucradas en la patogénesis de la diabetes tipo 2, como: glucosa, polipéptido amiloide de los islotes y ácidos grasos libres, entre otros. Esta cadena de eventos conduce a la producción de formas maduras de citocinas proinflamatorias (IL-1β e IL-189). En modelos animales, la inhibición del inflamasoma protege contra la resistencia a la insulina y es importante destacar que su activación se observa en las células circulantes y el tejido adiposo de los pacientes con resistencia a la insulina; adicionalmente, las concentraciones plasmáticas de IL-1β e IL-18 están elevadas en pacientes con diabetes tipo 2 y predicen el desarrollo de esta enfermedad.

Sobre la base de este conocimiento, Ambati y cols. se propusieron determinar si, entre los pacientes con VIH o hepatitis B, existe una relación entre la exposición a NRTI y el desarrollo de diabetes tipo 2. Para tal efecto, los investigadores analizaron cinco bases de datos de más de 100 000 pacientes que habían estado expuestos a NRTI sin diagnóstico previo de diabetes tipo 2, y se les evaluó para determinar si posteriormente desarrollaron diabetes. En el análisis, que abarcó un periodo de 17 años, se encontró que en los pacientes con infección por VIH confirmada, el riesgo de diabetes tipo 2 se redujo 34%, en comparación con aquellos que no recibieron NRTI (p menor que 0.0001). La reducción del riesgo de diabetes fue similar en pacientes con positividad para el virus de la hepatitis B.

Estos hallazgos apuntan hacia la posibilidad de que estos fármacos puedan reorientarse a la prevención de la diabetes. Los NRTI desarrollados más recientemente (conocidos como Kamuvudinas) se toleran bien y se asocian con tasas más bajas de eventos adversos. Esto se debe a que se les ha realizado una pequeña modificación química que les permite conservar su capacidad para inhibir la activación del inflamasoma sin las toxicidades concomitantes, por lo que se perfilan como mejores candidatos para el tratamiento de la prediabetes o la diabetes. Los análisis de costo-beneficio respecto al uso de los NRTI para dichos fines deberán incluir la consideración de su potencial para inducir resistencia viral.

____________________________

Fuentes:
Ambati J, Magagnoli J, Leung H, Wang SB, Andrews CA, Fu D, et al. Repurposing anti-inflammasome NRTIs for improving insulin sensitivity and reducing type 2 diabetes development. Nat Commun 2020;11(1):4737.