Card image cap
Medix-Medibutin
Especial A
Enero, 2021.

Lo que nos ha dejado el confinamiento y las diferentes oleadas de COVID-19

Dr. José Luis Kramis Cerezo
Médico Cirujano con Maestría en Administración en Sistemas de Salud
y Master en Urgencias y Emergencias (cursando en España).
Contacto: [email protected]

El brote de COVID-19, de clarado el 11 de marzo de 2020 como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha generado una crisis de salud pública que se extendió en muy poco tiem po desde la ciudad de Wuhan, China, a todo el mundo, tras tornando las esferas de la salud, tanto médica como psicológica, así como los

La intervención de la CRISIS PSICOLÓGICA se ha convertido en una NECESIDAD URGENTE para la sociedad en su conjunto

En la situación actual, las insti tuciones sanitarias —públicas y privadas— han implementado diversos protocolos de atención para los pacientes aquejados por la infección, tratando prin cipalmente los efectos clínicos que la epidemia genera, como las afectaciones respiratorias o a otros órganos, inicialmente de manera empírica y luego por comparación con otras infecciones, lo que ha generado el surgi miento de diversas guías de tratamiento, basadas en la poca experiencia que se ha ido recabando con los diferentes abordajes y tratamientos, mu chas veces experimentales y controvertidos.

No obstante, existe otro aspecto poco conside rado: la intervención de la crisis psicológica que se ha suscitado alrededor de la enfermedad y se ha convertido en una necesidad urgente para todos los afectados, incluidos los pacientes, el personal médico y paramédico, los contactos cercanos a todos ellos (familiares y amigos), así como todos los que hemos permanecido confinados en casa durante ese periodo.

Los profesionales de la salud mental en China, que inicialmente participaron en la lucha contra la enfermedad, han hecho algunas reflexiones útiles para prepararnos a futuro: la respuesta rápida de la intervención psicosocial, que ha consistido en el uso completo de los recursos de salud mental en toda la nación en aquel país, la publicación de guías o protocolos de intervención psicológica para diferentes poblaciones y bajo los principios éticos, y una mayor intervención psicosocial basa da en Internet (telemedicina y encuestas en línea), lo cual ha permitido maximizar el número de be neficiarios de la intervención y analizar los datos en tiempo real. Ejemplo de ello son los datos preli minares provenientes de China e Italia (dos de los principales países aquejados al inicio de la pande mia), mismos que han mostrado manifestaciones de depresión (50%), ansiedad (45%) e insomnio (35%) entre el personal de salud entrevistado.

Existe una clara necesidad de medidas inmedia tas para salvaguardar el bienestar de los profesio nales de la salud. Además de los temores que esta población experimenta en torno a la exposición al COVID-19, se suma la ansiedad relacionada con la escasez de equipos de protección personal u otros equipos esenciales, los desafíos que supone la di námica familiar y el cuidado de los niños, a la vez que los adultos laboran bajo horarios irregulares y mayores cargas de trabajo, y las emociones que surgen a medida que estas personas incursionan en roles clínicos nuevos o desconocidos. Los tra bajadores de la salud no solo corren el riesgo de presentar estrés emocional y agotamiento físico, sino que además pueden estar expuestos a en fermedades o a la muerte de sus compañeros de trabajo, y enfrentar dilemas morales en la toma de decisiones en torno a l

Los trabajadores de la salud no solo corren el riesgo de presentar ESTRÉS EMOCIONAL y AGOTAMIENTO físico, sino que además pueden estar expuestos a enfermedades o a la muerte de sus compañeros de trabajo

La evidencia acumulada hasta el momento confirma que la actual pandemia de COVID-19 y todas sus oleadas están teniendo un gran im pacto psicológico en las personas, y se refleja en mal manejo del estrés, ansiedad, depresión y otras manifestaciones psicológicas cuyos efectos postraumáticos a corto o largo plazo se irán es tudiando. Como podemos observar, existen cier tos grupos que son más vulnerables que otros; sin embargo, los trabajadores sanitarios y los pa cientes afectados gravemente por el COVID-19 se encuentran en mayor riesgo.

____________________________

Este artículo debe citarse como: Kramis-Cerezo JL. Del confinamiento y las diferentes oleadas de COVID-19. Medicus 2021;2(9):582-3.