Card image cap
Armstrong-Adimod
En boga
07 de diciembre de 2019.

Mejorando el acceso a venta sin receta de anticonceptivos hormonales

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (The American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG por sus siglas en inglés), recientemente, se pronunció a favor de que las mujeres puedan adquirir el método anticonceptivo hormonal de su preferencia —y no solo los de uso por vía oral— sin la necesidad de mostrar una receta médica al momento de su compra. Esta recomendación se basa en que no existe un sustento médico o científico que respalde limitación alguna para impedir la compra de anticonceptivos hormonales sin necesidad de prescripción médica. Desde luego, la medida implicaría modificar el marco regulatorio local para autorizar las ventas.

TODAS LAS MUJERES DEBEN
PODER ELEGIR
el método
anticonceptivo
que mejor les funcione.

Por otro lado, se ha observado que existe equivalencia en la tasa de continuidad de uso de la anticoncepción hormonal entre los productos de venta sin receta y aquellos que la requieren. Debido a que las mujeres desean adquirir su anticonceptivo hormonal sin la necesidad de una receta, es de esperar que esto contribuya a reducir la incidencia de embarazos no previstos.


En boga

En México, los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012 muestran que el porcentaje de uso de anticonceptivos hormonales es muy bajo (entre 5% y 10%) en todos los grupos de edad de mujeres con un evento obstétrico previo.

Distribución porcentual de uso de métodos anticonceptivos en México.*

En boga

Adaptado de: ENSANUT 2012, México. * Posterior al evento obstétrico.

Se recomienda que el médico de primer contacto ponga especial énfasis en brindar orientación a las mujeres sobre cómo autoadministrarse una inyección subcutánea de hormonales de liberación prolongada, tal como ocurre con las personas que utilizan inyecciones para el tratamiento de la diabetes. Asimismo, es prudente comunicar que los anticonceptivos hormonales que solo contienen progestágeno son seguros y tienen un riesgo mínimo o nulo de provocar tromboembolia venosa; el riesgo de esta alteración vascular, relacionado con el uso de anticonceptivos orales, también es mínimo comparado con los riesgos durante el embarazo y el posparto.

Continúa siendo necesario que las mujeres acudan a consulta para una revisión ginecológica y de mama (junto con la detección oportuna de cáncer cervicouterino y de infecciones de transmisión sexual), aunque esto no es un requisito para que inicien el uso de un anticonceptivo hormonal y que lo compren sin necesitar una receta. En la medida que más métodos anticonceptivos estén disponibles para su venta sin receta, mayor posibilidad habrá de que más mujeres tengan un acceso equitativo y confiable para el control de su reproductividad.